Cómo descongelar de manera sencilla y segura una tubería congelada, consejos

¿ Quieres saber cómo descongelar de manera sencilla y segura una tubería congelada ? No te preocupes. Hay cosas que puedes hacer para terminar con el problema. Descubre aquí métodos y prácticas sencillas que nos pueden ayudar a descongelar las tuberías y mantenerlas en perfecto estado.

En invierno, cuando hace mucho frio, es típico y muy habitual que en las noches más frías caigan grandes heladas y se nos puedan congelar las tuberías exteriores de nuestra casa o bien si hay una temperatura inusual cuando se produce una ola de frío. Esto además de perjudicar el suministro de agua y lo cual conllevaría grandes molestias, puede también producir daños más graves provocando roturas o grietas en las cañerías. Las interiores es complicado que se congelen, aunque puede pasar y también hay modos de descongelarlas.

Cómo descongelar las tuberías

Lo ideal sería poder prevenir que se nos congelen las tuberías, pero si no pudimos hacerlo, no nos queda más remedio que seguir estos pequeños consejos.

Si vemos que la instalación del agua de nuestra casar hace ruidos que no son habituales o bien si abres el grifo y ves que no sale agua o sale muy poca cantidad, una posible razón es porque se te han podido congelar las tuberías de tu hogar. Lo primero de todo es descubrir en qué tramo exacto de la tubería se ha producido la congelación, para ello abre los grifos uno por uno y mira en cuál de ellos el agua no fluye correctamente. Lo más habitual, es que la congelación se produzca en las tuberías exteriores, ya que son las más expuestas al frío y a las bajas temperaturas.

Hemos de realizar estos consejos con sumo cuidado y paciencia ya que la tubería podría llegar a reventar o puede haberse creado una fisura que deje escapar el agua una vez descongelada.

Es muy importante que todos estos métodos se realicen lentamente, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden ocasionar roturas o fisuras en las tuberías.

Cómo dar calor a las tuberías:

  • El método que más se suele utilizar es empapar un trapo con agua caliente y ponerlo sobre la cañería, también puedes calentar el trapo en una fuente de calor. Otra opción sería colocar un trapo seco o apenas húmedo sobre la tubería y luego echar agua caliente sobre este.
  • Otro método muy utilizado, seguro y fácil sería calentar la tubería congelada con un secador para el pelo o con una estufa de aire caliente, esto puede resultar complicada en zonas si no se dispone de un alargador para llegar hasta la tubería. Recuerda tener cuidado y no dejar el aparato mucho tiempo funcionando.

 

  • La manera más eficaz pero también la más delicada y peligrosa sería descongelar la tubería sería usando un soplete de gas, en tal caso intenta usarlo extremando las precauciones, sin acercarlo demasiado a la tubería y hazlo de una forma suave y a intervalos para no dañarla, procurando que la llama del soplete nunca quede fija y esté en constante movimiento. De esta manera conseguiremos elevar la temperatura ambiente aumentando también la de la tubería y esta comenzará a descongelarse. Ojo, no usar este método sobre tuberías de plástico o PVC. Este método es preferible evitarlo si no lo maneja un profesional. Puede encontrar muchos modelos en el mercado.

 

  • Las tuberías interiores no es habitual que se congelan pero si te pasara, lo mejor sería echar agua muy caliente o hirviendo por el desagüe hasta que veas que la circulación del agua mejora. Este truco también podría utilizarse en tuberías externas pero, ya que el grado de congelación será mayor, esto te llevará mucho más tiempo y la tarea resultará algo más difícil.
  • Mientras dure la congelación de las tuberías, estas corren un gran riesgo de que se fisuren o se rompan. Si esto llega a pasar, lo primero que has de hacer es cerrar la llave general del agua, poner un trapo rodeando la tubería para de esta manera reducir pérdidas, seguidamente llama a un fontanero.
  • Comprueba también tu póliza de seguro por si te cubre posibles daños o desperfectos ocasionados por la fua del agua.

Para prevenir la congelación, la prevención será tu mejor aliada:

  • Cuando las tuberías están cierto tiempo sin usarse, intenta cerrar todos los grifos durante este periodo de no uso después de haber vaciado las tuberías de manera que no quede agua que congelar dentro de las mismas, de esta manera, aunque se congelen, el agua, al ser menos cantidad, tendrá más espacio para expandirse y no romperá el tubo. O, por lo menos, es menos probable que lo rompa.
  • Como la sal previene la congelación, es conveniente que eches algo en las tuberías de la casa de vez en cuando, sobre todo si vas a estar un largo periodo fuera de tu casa.
  • Cubre las tuberías, especialmente las que se encuentre en el exterior, con productos aislantes. Existen unas gomas específicas para esta función, también puedes usar aislantes de fibra de vidrio, son muy asequibles y fáciles de colocar. Es una inversión muy pequeña para el beneficio que te ofrece.
  • En los casos en los que las temperaturas bajen mucho durante un largo período de tiempo, es útil dejar que un grifo gotee lentamente. El gasto en agua será casi inapreciable, pero el mantener la corriente en movimiento hará que sea mucho más complicado que se congelen las tuberías.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *